“La parábola del sembrador”

“Y el sembrador salió a sembrar.” (Mateo 13.3)

 

Como aquel sembrador cada uno de nosotros sale cada mañana sabiendo que eso es lo que Dios ha pensado y diseñado para nosotros.

 

Cada uno de nosotros sabe que la siembra y la siega son procesos lentos, hasta aburridos, Dios sabrá porque. Los campesinos son personas de perfil bajo, ligadas al trabajo diario, a la perseverancia, a las honradez.

 

Pero resulta que mientras caminamos rumbo a los lugares donde debemos seguir trabajando aparecen los vendedores de recetas mágicas.

 

“Tengo una semilla mejor”.

 

Nos ofrecen una semilla que crece mas rápido que la normal, nos prometen que en poco tiempo tendremos miles de plantas creciendo de tal manera que no lo podremos creer.

 

Que importa su precio si nos asegura la cosecha mas abundante que hayamos visto  en nuestra vida. (O en todo tu ministerio)

 

Con esta semilla todo se genera como por arte de magia. Y de golpe tenemos miles detrás. Jesús no se empalago con el caramelo de multitudes que venían a El.

El entendió que no tenía sentido tener multitudes que vienen solo porque reciben lo que buscan.

 

Por eso Jesús después de multiplicar los panes dice “crucemos al otro lado”  y prediquemos a una persona  (el gadareno) y sigamos así con nuestra tarea, que no es quedarnos a entretener a 5000 personas sino seguir sembrando.

 

La semilla que nos están ofreciendo es 10 veces mas rápida y efectiva que la semilla común, genera resultados en muy poco tiempo y te asombraras de lo que ocurrirá, pero…

 

Uno se pregunta, ¿como no se le ocurrió antes a Dios?

 

O será que no nos aguantamos trabajar nuestro carácter como el campesino y necesitamos salir a buscar resultados instantáneos porque la paciencia se nos agota.

 

Recuerdo al apóstol Pablo cuando nos decía “ No nos cansemos de…” y era porque evidentemente sentiríamos la tentación de buscar formas mas rápidas de generar crecimiento y abandonar el trabajo diario que generan los procesos.

 

“Te digo mas, si aplicas al suelo y a la semilla una determinada combinación de acciones una tras otra en el momento oportuno los resultados serán mayores y la cosecha se triplicará. Por supuesto las recomendaciones te las daré personalmente, confidencialmente, no se las contaras a nadie y las obedecerás a rajatabla. Si no, no funciona.”  Así me dijo aquel hombre. Que extraño.

 

Ahora si que yo estaba en problemas, porque siendo un fana del crecimiento sano de la iglesia me ofrecían “la solución”.

 

Hasta que un dia un sembrador de muy lejos paso por mi campo, nos sentamos a charlar y el me contó su experiencia.

 

El en su honestidad había aceptado aquella semilla creyendo que era lo mejor para su campo, y la sembró y vio los resultados y llevo a cabo cada recomendación y creyó que toda su vida entregada a un trabajo diario y basado en la perseverancia había quedado atrás cuando de pronto empezaron a ocurrir en su campo cosas extrañas.

 

Es cierto, la semilla producía lo que prometía, pero era nociva, dañaba el suelo fuera de la vista de aquel campesino, y cuando el quiso reaccionar el suelo estaba inutilizado. El daño era grave y las soluciones dolorosas.

 

Lo que parecía ser el cambio soñado le termino enseñando lo que el ya sabía, que el trabajo del sembrador es lento, es diario, es paciente, es perseverante y que por sobre todas las cosas no es mágico.

 

Si había alguien capaz de producir crecimiento con rapidez ese fue Jesús y El no acepto tener muchos que lo sigan “a su manera”  sino algunos que lo acompañaban dia a dia tomando sus cruces.

 

Si alguien tenia capacidad para multiplicar iglesias ese era Pablo y el no nos deja ningún ejemplo de comprar métodos mágicos para hacer la obra.

 

Si Jesús tardo tres años es porque hay un proceso que experimentar como seguidores de El.

 

Si aceptamos que en un fin de semana el “yo” ha dejado el trono de nuestra vida

y nos volvimos santos nunca entendimos la carta a los romanos.

 

Si estamos aceptando métodos rápidos y mágicos tengamos cuidado porque somos responsables de esas personas, y daremos cuenta de ellas.

 

No estoy en contra de que generemos masas de cristianos, mientras tengamos claro “que cristianos”.

 

Lo peor que nos puede pasar como sembradores es que después de creer que sembramos manzanas y tengamos miles de ellas en nuestro campo, descubramos que son zapallos.

 

Pablo nos sigue diciendo “No nos cansemos, porque a SU tiempo segaremos, si no desmayamos” Gálatas 6.9

 

Tito Robert (Pastor)

Iglesia Bautista Comunitaria

Ministerio Crecer

Te: 15 – 5936 9297

Email: info@ministeriocrecer.org

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Balance”

LO HECHO HASTA AHORA

 

En dos años de trabajo hemos servido a las iglesias de la siguiente manera:

 

  • Colocamos todos nuestros materiales gratuitamente en Internet.
  • Enviamos 100 ediciones del Boletín Crecer a 15000 personas de todo el mundo.
  • Formamos de un equipo de 7 personas. (Todos trabajamos secularmente)
  • Instruimos  a mas de 200 iglesias personalmente.
  • Entregamos mas de 600 cd’s en mano a iglesias de Argentina, Brasil, Bolivia,  Chile, Colombia, EEUU, Cuba, Perú, Paraguay y Uruguay.
  • Entregamos mas de 300 manuales de capacitación de lideres de célula.
  • Colaboramos con diversos ministerios como RAIM, AMI, Evangelismo Explosivo y Bioiglesia Argentina.
  • Dictamos el Taller “Iglesia Celular” como materia en 4 seminarios de nuestro país.
  • Visitamos 9 provincias de Argentina.
  • Visitamos Paraguay en dos ocasiones con Talleres de capacitación.
  • Dictamos mas de 30 Talleres sobre crecimiento de la iglesia.
  • Realizamos el primer retiro de pastores y lideres del ministerio con 30 asistentes de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Perú. (Ver informe completo y materiales en www.ministeriocrecer.org )

 

EL DESAFIO

 

Hasta el día de hoy nuestra tarea solo ha sido responder a el interés de los pastores e iglesias generado por recibir el envío del Boletín semanal Crecer.

Nuestro desafío para el año 2006 es instalar el ministerio en un lugar físico,   contar con dos personas a tiempo completo e iniciar un trabajo intencional de servicio a pastores e iglesias.

 

Este movimiento nos permitirá colocar nuevos objetivos para el ministerio como:

 

1) Ampliar la ayuda que ofrece el ministerio a mas pastores e iglesias.

2) Llevar el Taller a cada provincia de Argentina.

3)  Llevar el Taller a Uruguay, Chile, México, EEUU, Bolivia, Perú. (Países que ya nos han extendido una invitación formal)

 

Si desea colaborar con el ministerio de alguna manera que Dios le indique puede escribirnos a info@ministeriocrecer.orgibcomunitaria@hotmail.com

 

Nuestro compromiso seguirá siendo siempre edificar tu vida por medio del Boletín Crecer el cual enviaremos semanalmente deseando que Dios te use como una herramienta para sus propósitos en el lugar donde El te ha colocado.

 

Damos gracias a Dios por lo que El ha realizado hasta hoy.

 

Quedamos a tus ordenes para servirte.

 

Tito Robert (Pastor)

Iglesia Bautista Comunitaria

Ministerio Crecer

Te: 15 – 5936 9297

Email: info@ministeriocrecer.org

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“3 Movimientos” (Parte II)

“3 Movimientos” (Parte II)

Repasemos la primera parte de este escrito: Existen por lo menos 3 movimientos reales en la vida de una Iglesia que se dirige seriamente a funcionar como una Iglesia de Células: 1º) Movimiento de actitud: De “Creer Valores” a “Practicar Valores”. 2º) Movimiento de escenario. De “Funcionar en un edificio” a “Funcionar en los hogares” 3º) Movimiento de Enfoque. De “Trabajar con programas” a “Trabajar con Personas” En este número nos concentramos en el segundo ellos: 2º) Movimiento de escenario. De “Funcionar en un edificio” a “Funcionar en los hogares” El regreso de la Iglesia (grupo de personas) a funcionar en los hogares puede ser visto desde tres aspectos diferentes. El primer aspecto está relacionado con lo geografico o físico. El Hogar como sitio donde volvemos a enfocar el ministerio, el lugar natural donde estamos, actuamos y vivimos nuestra fe con todas las acciones que esta implica. El señor Jesús nos dejó su ejemplo al enseñar, hacer milagros, sanar, ofrecer perdon, predicar, comer, bendecir, tener comunion con sus discipulos y celebrar la Cena del Señor en los hogares. (Ver base Biblica en “8 lecciones para la transición”). La primera iglesia (de tanto ver a Jesús) de modo natural actúa en el mismo territorio, orando, perseverando en la doctrina, predicando, visitando, enseñando, etc (Ver base Biblica en “8 lecciones para la transición”) en los hogares. Finalmente el apóstol Pablo continua en Hechos y sus cartas mostrando que el también llevo a cabo la mayor parte de su ministerio en los hogares. (Ver base Biblica en “8 lecciones para la transición”) . Jesús, la primera Iglesia y Pablo nos dan precisa evidencia de que el hogar fué el lugar utilizado por ellos para que la iglesia desarrolle su ministerio de una manera informal, personal, natural y participativa. El segundo aspecto está relacionado con el sentido o significado del hogar como lugar donde vivimos las distintas acciones que involucran a la iglesia. El hogar es el lugar donde vive una familia, será imposible generar en un hogar el sentido de la reunión organizada de una institución, en el hogar se respira el clima familiar, el nivel de relajación que se logra en un hogar no puede ser comparado con la actitud defensiva de una persona que ingresa a un edificio por primera vez. El hogar incluye la informalidad, lo común, lo diario, el imprevisto, la cercanía, el hombro con hombro y muchos aspectos mas que contribuyen a que las personas disfruten de otro sentir. Abrir nuestro hogar o ir hacia el hogar de una persona incluye de parte nuestra o de la otra persona una apertura de nosotros mismos que se percibe, que nos une y nos libera. Cuando uno traspasa la puerta de un hogar se le esta permitiendo el ingreso a la vida misma de una familia, cuando el otro ingresa en nuestro hogar el sabe que nos estamos abriendo hacia el incluyendo nuestra vida. Para ninguno de nosotros y para los no-cristianos especialmente, es muy diferente que le abramos la puerta de un edificio a que le abramos la puerta de nuestro hogar. Transmitir nuestros valores y ser iglesia desde el calor familiar de nuestros hogares impacta desde el momento de la apertura hasta el momento de la despedida. Pocas personas pueden mantenerse frías ante alguien que le abre sus puertas de par en par y comparten la íntimidad de su otras personas a fin de serles de ayuda. El Tercer aspecto está relacionado con nuestra responsabilidad de IR, si miramos la actitud de Jesús en sus días aqui en la tierra vemos que el era de “IR” hacia las personas, cuando el se va y nos deja sus dos mandatos mas claros, “Predicad (Marcos 16.15) y “Hacer discípulos” (Mateo 28-.18-20), el se encarga de colocar adelnte de cada uno de ellos la palabrita “ID”. Esas dos pequeñas letras matan la actitud actual de muchos de nosotros.. Jesús estaba poniéndole remedio a la pasividad de su Iglesia. Cuando nace la primera iglesia ellos también dice que “predicaban y enseñaban (Hechos 5.42) no solo en templo (lo que igual implicaba IR porque ese no era su templo) sino también en las casas. Aquella era una iglesia movilizada por toda la ciudad, en un “IR” continuo y diario. Pablo mismo adopta esta actitud de “IR” constantemente a los hogares como fomra natural de extender su ministerio. Los hogares son la posiblidad de la iglesia de terminar con el “VENGAN A NUESTRO EDIFICIO” y poner en práctica el “IR” hacia las personas. En nuestra experiencia todos los aspectos (Adoración, evangelismo, discipulado, consejería, enseñanza, oración, cena del Señor, etc) de la iglesia se viven de manera mucho mas rica en el contexto del Hogar que en el de un edificio. Ganamos en participación, informalidad, contacto personal y confianza. A todo esto le sumamos que estamos siendo “luz” ahí donde es necesaria, en medio de las personas de nuestro barrio, sin darnos cuenta extendemos el evangelio a otros barrios y entramos en el concepto de Misión global que Jesús nos dejó en Hechos 1.8. (Nuestro barrio, los de al lado, los mas alejados y hasta lo último”. Si usted ya cuenta en su Iglesia con un grupo pequeño de personas que ha dado el primer paso y se ha movido de “Creer Valores” a “Vivir valores”, ahora anímese y de el segundo paso: Coloque frente a ellos el desafio de “dejar de hacer todo lo que hacen en el edificio” y se muevan a realizarlo en los hogares. Sólo haciéndolo usted conocerá la diferencia.

Un abrazo en Cristo.

Tito Osvaldo Robert.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“3 Movimientos” (Parte I)

“3 Movimientos” (Parte I)

Pocas cosas desaniman mas a un fiel seguidor de Jesucristo que las continuas promesas de cambios reales en nuestra forma de vivir la Iglesia para chocarse una y otra vez con la realidad de que los líderes o la iglesia completa no se animan a jugarse por nuevas formas de trabajo que nos guien al crecimiento. No es la intención detenernos en las razones de esta falta de atrevimiento de parte de los seguidores de Jesús ya que muchas son conocidas, charladas y hasta adoptadas como valederas. Nuestro deseo es prender la luz acerca de loscambios reales que se producen en los cimientos de una iglesia cuando está declara trabajar con células. Existen por lo menos 3 movimientos reales en la vida de una Iglesia que se dirige seriamente a funcionar como una Iglesia de Células: 1º) Movimiento de actitud: De “Creer Valores” a “Practicar Valores”. 2º) Movimiento de escenario. De “Funcionar en un edificio” a “Funcionar en los hogares” 3º) Movimiento de Enfoque. De “Trabajar con programas” a “Trabajar con Personas” En este número nos concentramos en el primero de ellos: 1º) Movimiento de Actitud. De “Creer valores” a “Practicar Valores” Todos los miembros de las iglesias dicen creer en el evangelismo, pero si usted pregunta entre un grupo de lideres “¿quienes compartieron el evangelio con otra persona la semana anterior?” usted conocerá que eso es solo una buena creencia. Si usted pregunta cuantos valoran el discipulado personal, todos levantaran su mano, pero si usted pregunta “¿quienes discipularon personalmente la semana anterior?” usted aprenderá que los valores de una persona no son siempre los que declara. Si usted pregunta cuantos valoran la vida devocional, nadie pasará por poco espiritual, pero si usted pregunta“¿Cuantos de ustedes tuvieron un encuentro personal cada dia con el Señor que incluya la oración y la lectura de la Biblia en la semana que paso?” preparese para escuchar unas cuantas excusas y razones. Si usted pregunta cuantos cristianos valoran las misiones que alcanzan al perdido todos levantarán su pulgar, pero si usted pregunta “¿cuanto ofrendan mensualmente para sostener misioneros?” usted sentirá que hay algo que no cierra. El cambio fundamental en la vida de una Iglesia se da cuando un grupo de miembros simplemente empiezan a practicar lo que dicen que creen. Creo que no es necesario volcar pasajes biblicos que muestran que lo que Jesús mando es para ser obedecido. (si fuera necesario alcanza con Santiango 1.22) Mientras muchos usen los mandamientos de Jesús solo como una forma de pensar, otros para emocionarse y algunos para hacer teología Dios seguirá buscando gente simple que haga con esos mandatos lo que El espera:QUE SE LOS PRACTIQUE. Las iglesias podemos hablar de renovación o no, podemos incluirnos o excluirnos de ella, lo cierto es que mientras cada uno de nosotros no practiquemos de una manera personal, natural y regular los simples mandatos que Jesús nos dejó (Predicar y hacer discipulos) podemos seguir organizando eventos, cultos de alabanza y mega reuniones, pero no escaparemos de la conclusión que Santiango da. Si no practicamos sus mandamientos nos engañamos a nosotros mismos. Santiango 1.22 El logro mas dificil de alcanzar en una iglesia es que sus miembros practiquen los mandamientos de Jesús. Los cambios reales en una iglesia comienzan cuando uno, dos o 20 miembros empiezan a vivir los valores de “Vida devocional”, “Predicar”, “Hacer discipulos”, “Vida de célula”, etc Esto solo sin ninguna estructura que lo sostenga ya trae crecimiento a la iglesia y permite empezar a ver fruto (personas). En realidad, este movimiento es el cambio real de fondo que sostiene el crecimiento de una iglesia. Cuando este movimiento se concreta entre los miembros de una iglesia no queda otro horizonte que comenzar a crecer. Lo invito a mirar de reojo a la iglesia primitiva en Hechos y descubrirá que “sin dinero”, “sin materiales”, “sin nuestros recursos actuales”, “sin adjudicarse renovación alguna” y “sin tener tantos programas, eventos y reuniones” ellos aún hoy nos enseñan cual es el camino del crecimiento constante: Practicar los mandamientos de Jesús. “todos los dias” (Ellos lo hacian regularmente) “en el templo y por las casas” (Ellos iban donde estaban las personas) “no cesaban” (Perseveraban en la misma practica) “de enseñar de Jesus” (Discipulado personal en hogares) Mateo 28.18-20 “de predicar de Jesus” (Evangelismo Personal en hogares) Marcos 16.15 Hechos 5.42 Estas son algunas preguntas que siempre me inquietaron: ¿Porque a la Iglesia le cuesta tanto hacer algo tan simple? ¿Porque la Iglesia hace “tantas cosas” que Jesús no mando? ¿Porque no podemos practicar lo que decimos valorar? Hoy aún busco respuestas como muchos de ustedes, pero hay una que comienza a afirmarse en mi corazón. Me parece que todos estos “porque” tienen una misma y gran respuesta. Creo que el día que la Iglesia deje de “inventar” formas de avanzar y obedezca los simples mandatos de Jesús comenzará a crecer. Creo que el día que la iglesia se anime a preguntarse ¿Esto que hacemos es lo que Jesus nos mando? va a recapacitar. Hasta tal vez se atreva a poner a un costado “tantas cosas” que hoy ocupan su tiempo, dinero y energia y empiece a través de sus miembros a practicar los valores de Jesus, ese día comenzará a crecer. Creo que el día que un solo miembro se mueva de “Creer valores” a “Practicar valores” la iglesia comenzará a crecer. El día que la iglesia haga lo que Jesús mandó simplemente crecerá. Anímese, muévase usted mismo de “creer” a “practicar”, desafíe a su gente a moverse de “creer” a “practicar”, y descubrirá la diferencia, para usted y para su iglesia.

Un abrazo en Cristo.

Tito Osvaldo Robert.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Procesos Vitales”

“Procesos Vitales”
Una de las maneras más simples de intentar romper la inercia (ser siempre los mismos)en el trillado tema del crecimiento de las iglesias es entregarnos a participar fielmente y de manera constante a algunos procesos que el Señor Jesús nos ordenó practicar. Uno se inclina a pensar que el crecimiento esta ligado a grandes acciones, momentos cumbres y engorrosos gastos, sin embargo la experiencia propia nos demostró que esto no siempre ocurre. Después de insistir durante un año para que nuestra iglesia se dedique a practicar algunos simples mandatos de Jesús y deje de lado el resto de las actividades hemos podido descubrir la linda sorpresa de que el crecimiento esta ligado a pequeñas acciones constantes, donde casi no existen momentos cumbres (salvo el momento de cosechar el fruto) y que no es necesario endeudarse. Al iniciar nuestro proyecto de trabajo intentamos enfocar y concentrar a los miembros en cuatro procesos vitales: (Al hablar de procesos entendemos que incluyen una determinada regularidad.) Vida devocional personal. (Mateo 4.4 y 6.6 – Mateo 22.37): Este proceso implica la imprescindible relación directa y diaria con Dios como el fundamento de nuestra dirección y alimentacion.. Pregunta de chequeo: ¿Ha tenido usted la semana pasada encuentros diarios con Dios que incluyan la oracion y la lectura de la Biblia? Evangelismo personal en Hogares. (Marcos 16.15): Este proceso implica la obediencia regular a uno de los mandatos mas claros y simples de Jesús. Incluidos los detalles que el mandato expresa. IR: la responsablidad de ir esta de nuestro lado. POR TODO EL MUNDO: Misión Global de acuerdo a Hechos 1.8. PREDICAR: No confundir charlas amenas con la exposición del mensaje. EL EVANGELIO: No cambiar el mensaje por otro tipo de ayudas. A TODA CRIATURA: No discriminar. Pregunta de chequeo:¿A compartido el evangelio con alguna persona durante la ultima semana? Discipulado personal en Hogares. (Mateo 28.18-20): Este proceso implica seguir el ejemplo de Jesus en formar personalmente discipulos. Incluye los detalles de: IR: Otra vez la responsablidad está de nuestro lado. (Gracias Señor por aclararlo) HACER DISCIPULOS: Formar personas que incorporen los valores de Jesús. A TODAS LAS NACIONES: Otra vez Misión Global.(Hechos 1.8) (Caramba, que coincidencia) BAUTIZANDOLOS: Compromiso publico que debemos empezar a ver realizado en nuestras iglesias mas seguido. Desafíe a su iglesia a tener bautismos cada 3 meses para empezar. ENSEÑANDOLES: La enseñanza persona a persona es la más efectiva. QUE GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE JESUS MANDO: La obediencia a las palabras de Jesús como eje de la vida cristiana. Pregunta de chequeo: ¿Ha discipulado personalmente a alguna persona la ultima semana? Pregunta dura ¿Cuantos discipulos ha formado personalmente usted hasta hoy? Células en Hogares. (1ra Corintios 14.26 y 31 – Efesios 4.16) Este proceso implica colocar a los miembros en un sitio informal, personal y participativo donde ellos edifiquen el cuerpo de Cristo a través de la actividad propia de cada uno mientras están unidos al cuerpo. Pregunta de chequeo: ¿tienen sus miembros un sitio personal, informal y participativo donde vivir la vida de la iglesia en el barrio donde viven? Seguramente estas ideas son archi-conocidas por usted y sus miembros, pero la pregunta es: ¿Alguna vez su iglesia se ha dedicado a practicar estos simples mandatos semanalmente y seriamente? Nosotros si, lo hemos probado, no fué fácil porque estabamos acostumbrados a ocupar nuestro tiempo en reuniones de todo tipo, en planificaciones eternas, en encuentros de comisiones infinitas y en unas cuantas cosas mas que (Caramba) Jesús no nos mando a hacer. Mire lo que pasó cuando nos movimos a vivir la vida de la iglesia así: – Pasamos de ser 20 personas (1999) a recibir 92 nuevos miembros. – Pasamos de ver 0 personas discipulando a ver 36 personas que discipulan cada semana personalmente. – Pasamos de tener bautismos una vez al año a tener bautismos cada tres meses. – Pasamos a recibir mas de 10 miembros nuevos en los ultimos 6 trimestres lo que nos demuestra estar en un determinado ritmo de crecimiento constante (no eventual). – Pasamos a tener un grupo de 30 lideres comprometidos. – Pasamos de 0 a 20 celulas. – Pasamos de ser una iglesia egocentrica a trabajar en 7 barrios a través de las células y “hasta lo ultimo de la Tierra” sosteniendo parcialmente una misionera. – Pasamos a ser mas obedientes a los mandatos de Predicar y Hacer discipulos. Conclusión: La clave de todo esto se encuentra en la simple obediencia a los mandatos de Jesús. Justo en este punto parece radicar nuestro mayor problema. Aqui es donde la iglesia se entera que el crecimiento no tiene que ver con campañas, reuniones o dinero sino con algo que para nosotros es mucho mas costoso: Nuestra disponibilidad a obedecer a Jesús. Esto nos enfrenta a cambiar, a ser humildes, a solo obedecer y dejar a un costado nuestras milagrosas ideas. A confiar en el simple hecho de que si obedecemos sus mandatos El será fiel y enviará el crecimiento prometido (1ra Corintios 3.7) Le comparto un dato curioso: Desde que nos orientamos a ser una iglesia de células, (3 años y medio) y dimos a estos procesos toda la prioridad no hemos tenido una sola campaña evangelística, no hemos dedicado tiempo a eventos ni programas, no hemos formado comisiones ni nombrado encargados de ministerios. Sin embargo hemos visto la mayor cosecha de esta iglesia en 40 años de vida. Eso no es todo, creemos que lo mejor está por venir. Si Jesús nos dió estos mandatos, es porque los podiamos cumplir, si los podemos cumplir El promete dar crecimiento. ¿Podra la iglesia por un corto tiempo dejar a un costado todo lo que está haciendo y probar si obedecer los mandatos de Jesús es efectivo? Vale la pena intentarlo.

Un abrazo en Cristo.

Tito Osvaldo Robert.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Procesos y Eventos”

“Procesos y Eventos”
En Mateo 6.28 Jesús indica a sus seguidores que “Consideren los lirios, COMO CRECEN” . Toda iglesia que desee crecer debe tomar el tiempo necesario para descubrir los principios de crecimiento que los lirios (y toda creación de Dios) encierran. Jesús utiliza ejemplos tomados de la naturaleza y la agricultura para explicar las leyes que rigen el reino de Dios. Los lirios del campo, la semilla que crece por si misma, el crecimiento del grano de mostaza, el campo con cuatro clases de terreno, el arbol y los frutos, las leyes de la siembra y la cosecha. Estos ejemplos no pueden ser cambiados facilmente ya que las cosas no creadas por Dios no sirven para ilustrar el secreto de la vida. “Considerar”, acción que Jesús nos mando realizar significa “examinar con exactitud”, “aprender cuidadosamente”, “investigar con dedicación”. ¿Que debemos examinar, aprender e investigar? “COMO CRECEN”. Cuando sepamos COMO CRECEN las cosas que Dios ha creado, podremos aplicarlo a la Iglesia ya que la Iglesia es una creación de Jesús. (“Yo edificare mi iglesia”) En Marcos 4.26-29 Jesús se dedica a ampliar el tema destacando con claridad cual es y cual no es la tarea del hombre. El hombre puede y debe… echar la semilla, levantarse y descansar.Pero no puede producir fruto. El fruto viene “de suyo” (dice la Biblia) (de si mismo), automate (original automáticamente), sin razón visible. A ese acto milagroso (de vida) que solo poseen las cosas que Dios ha creado (Plantas, animales, hombres, iglesias) lo llamamos “La Obra de Dios”. (Este extracto es parte del libro “Las 8 características de una iglesia saludable.” C. Wagner) Cuando vemos crecimiento sabemos que Dios a obrado. Existe un criterio desconocido aún para la ciencia: “La capacidad de un organismo o especie de multiplicarse y reproducirse por sí mismo” La iglesia tiene que considerar seriamente la recomendación de Jesús y ver mas cuidadosamente “como crecen los lirios” ya que ellos simplemente crecen por la acción conjunta de un hombre que siembra una semilla y un Dios que obra el crecimiento de esa semilla mientras el hombre descansa en el obrar de ese Dios que da el crecimiento. Algunos de los inconvenientes que enfrentamos para colaborar en los procesos de crecimiento con Dios son: – Nuestra falta de paciencia para descansar en sus lentos procesos. – Nuestro ingenio que no descansa hasta encontrar “formas” de generar ese crecimiento mas rapidamente. – Nuestra falta de perseverancia en los procesos que no llaman la atención. – Nuestra inclinación a sustituir sus procesos por nuestros eventos. ¿EN QUE SE HA ENFOCADO LA iGLESIA? EN EVENTOS. Ejemplos de Eventos: Campañas, programas, Peliculas,grandes encuentros, reuniones en edificios,etc Sus características son: Fechas determinadas. Corta duración. Exijen mucha preparación. Generan controversias. Involucran a pocos por poco tiempo. No generan crecimiento númerico en las iglesias. No generan crecimiento en calidad. Llaman la atención. Exponen nuestro ego. No desarrollan actitudes personales. Son personalistas. La mayoría es espectador. Mucho ruido. Apuntan a lo visible. No hay reproducción de discípulos. Las características de los procesos de Dios son: (Piense en los lirios) Son constantes y regulares. Son lentos. (En el caso de los lirios hasta aburridos) Permiten que todos se involucren. (Cualquiera puede plantar una semilla) Generan crecimiento numérico y en calidad. No llaman la atención. (¿vió un campesino sembrando en alguna tapa de diario? No exponen nuestro ego. No desarrollan actitudes personalistas. Todos se pueden volver productores. Silencioso. El proceso apunta a lo que no se ve. Reproducción. Es hora de reconocer el siguiente hecho: “Nosotros no podemos producir el crecimiento de nada de lo que Dios ha hecho.” Después de intentar durante muchos años de diversas formas y diferentes programas no hemos podido vencer la inercia de “no crecer” y nos hemos agotado intentando guiar a nuestros grupos a un proceso de crecimiento constante. Acercarnos a colaborar con Dios en sus procesos puede no solo traernos descanso sino también la posibilidad de ver lo que Dios hace cuando ponemos a un costado nuestras ideas y simplemente “hacemos nuestra pequeña parte” en SU OBRA. Para participar de los procesos de crecimiento de Dios debemos aceptar que: EL CRECIMIENTO VIENE POR LO REGULAR, NO POR LO EVENTUAL. Algunos de los procesos semanales en que Dios nos ha permitido participar y que han generado crecimiento en calidad y cantidad son: Vida devocional personal. Evangelismo personal en Hogares. Discipulado personal en Hogares. Células en Hogares. Estas actividades practicadas con regularidad nos introducen en el proceso que en el plazo que Dios dispone nos permite ver fruto. Ninguno de estos elementos se desarrollan a la vista de toda la iglesia, incluyen todas las características de los procesos y generan crecimiento lento pero seguro. Si quiere saber si tiene una iglesia colaborando con los silenciosos pero efectivos procesos de crecimiento de Dios no mire su reunión, descubra que hace su gente de lunes a sábado fuera del edificio y empezará a encontrar respuestas a el tan trillado tema del crecimiento. Tener un grupo de cristianos en su iglesia que se dediquen a colaborar anónimamente en estos procesos de Dios le puede empezar a demostrar que todo lo que Dios ha creado (incluso la iglesia) crece naturalmente al ritmo que Dios desea cuando cuenta con voluntarios dispuestos a colaborar con “su obra”. Nosotros le hemos hecho y hemos visto como Dios nos llevo en estos últimos tres años a ver que el fruto se duplique en dos oportunidades (20 a 40 y 40 a 80), hoy estamos convencidos por experiencia propia que los procesos son efectivos y vamos camino a una nueva duplicación del fruto. Lo invito a intentar. 1ra Corintios 3.6-7 es cierto, solo necesitamos involucrarnos en los procesos de Dios. 

Un abrazo en Cristo.

Tito Osvaldo Robert.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Crecimiento: Rápido o Lento”

“Crecimiento: Rápido o Lento”
Hace un tiempo nació una criatura en un hogar cercano a nuestra familia, todo parecia normal y sus padres se alegraban en la nueva experiencia. Tal era la alegría por el crecimiento de su niño que descuidaron los controles semanales que su médico había indicado. Al cabo de un tiempo comenzaron a ver signos que llamaron su atención y “corrieron” al médico en busca de explicaciones. La noticia derrumbo a los padres, el niño padecia una enfermedad congénita que podria haberse detectado y correjido a tiempo en los controles que les habían indicado a los padres. Un tiempo precioso y vital se había perdido. Si esta situacion es lamentable, imagine lo grave que es si algo parecido ocurre en medio de una iglesia donde muchas personas están buscando lo esencial para sus vidas. La seriedad de un padre va mas alla de ver a sus hijos crecer externamente bien. La seriedad de un lider incluye conocer y trabajar sobre el siguiente principio: “Es mas importante cómo una iglesia está creciendo que cuán rápidamente está creciendo.” “Iglesias que extrañan este principio están como un bebé recién nacido saludable con una enfermedad congénita que todavía no ha sido detectada. Tarde o temprano sus padres tendrán que enfrentar la realidad del dolor, la enfermedad y quizás la muerte.(1) Es verdad que una iglesia saludable es una iglesia creciente, pero no es cierto que una iglesia creciente es una iglesia saludable. El trabajo con células nos enfrenta al desafío de velar por las raíces del trabajo. Muchas veces el crecimiento externo(números) que producen las células encandila a los lideres y nos lleva a abrir células indiscriminadamente. Nuestra caja de herramientas se debe ir llenado de aquellas que sean útiles para realizar los controles necesarios que nos demuestren que el crecimiento externo se corresponde con la salud interna. Es bueno intentar alcanzar el equilibrio hasta llegar a ser iglesias “que crecen” (Romper la inercia de años y años siendo los mismos) pero que también ver que ese crecimiento está acompañado de señales que indican que es un organismo saludable. Lo invito a mirar como crece el ser humano y sacar algunas conclusiones simples que nos servirán para comprender el trabajo con células: El crecimiento es lento: Si usted quiere mucha gente de golpe en su iglesia, haga un recital. Si quiere ver crecimiento lento pero seguro comienze a planear su trabajo para los próximos 5 años guiando a sus iglesia a funcionar en células. El crecimiento es natural: Asi como las personas crecen sin que se lo propongan, las cosas creadas por Dios (la iglesia) también crece natualmente a menos que se enfrente a condiciones muy adversas. El sólo hecho de enfocar a un grupo de miembros de una iglesia en las actitudes normales de un cristiano (vida devocional, predicar, discipular, edificación mutua, actividad propia de cada uno, vida de cuerpo) lleva a la iglesia a crecer. El crecimiento es producto de lo que hacemos a diario: Un médico nutricionista nos podría ampliar el hecho de que lo eventual aporta poco y nada a nuestro crecimiento. El crecimiento de la Iglesia viene en la medida que un grupo de sus miembros se involucren en vivir los valores cristianossemanalmente (vida devocional, predicar, discipular, edificación mutua, actividad propia de cada uno, vida de cuerpo) y no ocasionalmente. Cualquier médico nos podría mostrar que es tan malo crecer rápido exteriormente y no controlar la salud interna, como controlar acertadamente la salud interna pero no ver crecimiento exterior. El equilibrio sería: 1) Lograr que nuestras iglesias puedan ingresar en un ritmo de crecimiento constante acorde a la cantidad y calidad de sus miembros. 2) Que la iglesia cuente con formas de determinar la salud interna. (O sea la aplicación practica de los valores cristianos) La tarea primaria para asegurar el crecimiento que nosotros utilizamos es la siguiente: Cada domingo los líderes de célula nos juntamos y corroboramos que cada uno esta saliendo a discipular y predicar personalmente. El simple hecho de verificar en el grupo de liderés la aplicación semanal de los valores y que ellos a su vez lo verifiquen en sus grupos genera responsabilidad y asegura la continuidad del crecimiento.Esta continuidad en la práctica de los dos mandatos de Jesús (predicar y discipular) ha generado un ritmo de crecimiento regular (10 personas nuevas ingresan como miembros cada tres meses), ya llevamos 6 trimestres en este ritmo y vemos el lento pero firme crecimiento que Dios esta dando. Mientras nosotros nos estamos desafiando a aumentar el ritmo de crecimiento por trimestre (ya que somos mas personas) me animo a desafiarlo a que en oración busque cual es el ritmo de crecimiento que Dios desea para su iglesia, empiece a creer que Dios puede hacerlo y ponga manos a la obra para alcanzarlo. Este sentir de perseverancia en un proceso lento pero seguro se encuentra en las palabras del apóstol Pablo cuando dijo ” no nos cansemos…porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos, si no nos desenfocamos en tareas triviales, si no nos desviamos en eventos que no generan crecimiento, si no reemplazamos la practica de mandamientos bíblicos básicos (predicar y discipular) por actividades que nos gustan mas (agregado)” (Gálatas 6.9) Es tiempo de crecer.

Un abrazo en Cristo.

Tito Osvaldo Robert.

Notas: (1) Autor desconocido. “La parábola de los lideres”

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario